+51 944 244 112 info@machupicchucuscotrek.com
+51 944 244 112 info@machupicchucuscotrek.com

Cuzco Barroco, Una Cara Distinta

Lugares incaicos como el Machu Picchu representan la cara más conocida del turismo en el área de Cuzco.

Desde el Museo Hilario Mendívil hasta el Centro de Restauración de Tipón, encontramos deslumbrantes alternativas para comprender y sensibilizarse con la historia social y cultural del Perú.

Cuzco

Los viajeros que llegan a la ciudad imperial del Cuzco suele tener como primacía hacer una visita a Machu Picchu y otros establecimientos incaicos como Pisac, Ollantaytambo y Sacsayhuamán.

Sin embargo, existen otras excursiones no tan conocidas y famosas pero de igual encanto que, sin alejarse mucho de Cuzco, le ofrecen al turista la posibilidad de interpretar la historia social y cultural del Perú.

Como primeras opciones podrían ser el Museo Hilario Mendívil o el taller del maestro Vidal Rojas (ambos en el ya famoso barrio artesano de San Blas), la catedral de Cuzco y la iglesia de La Compañía, o cualquiera de los centros que poseen lienzos del pintor Diego Quispe Tito (1611-1681).

Los turistas que quieran entender el desarrollo de mestizaje cultural en los andes peruanos, sin duda que disfrutarán recorriendo esta nueva alternativa a través de Huaro, Andahuaylillas y Canincunca, entre otras zonas. Dejando así atrás el tradicional city tour Cusco.

Antecedentes Históricos

Durante el siglo XVI (mediados) dos jóvenes llegaron  a España, ambos cuzqueños.

Uno de ellos –el Inca Garcilaso de la Vega– se instaló en Montilla y llegó a convertirse en el primer escritor de origen americano.

El segundo regresó a su natal Cuzco (Perú) luego de instruirse como pintor en Andalucía, sin embargo tuvo que competir con los artistas (europeos) que fueron al virreinato peruano antes que él por lo que de su obra plástica no ha quedado nada. Pedro Santángel de Florencia (circa 1540-circa 1590) –heredero de una india de la nobleza y un conquistador italiano – fue el primer pintor mestizo de Cuzco.

La Ruta Cuzco Barroco

Andahuaylillas se ubica a unos 45 kilómetros de la ciudad imperial de Cuzco y es su iglesia mayor la que atesora lienzos y pinturas murales que narran la historia sagrada y explican los dogmas a través de imágenes, siguiendo la política de evangelización visual que estableció el Concilio de Trento.

Huaro es otro de los sitios de mayor importancia de la ruta Cuzco Barroco, con el aliciente de que conocemos el nombre del artista cuzqueño que pintó los majestuosos murales de Las postrimerías.

Hablamos de Tadeo Escalante (1770 – 1840), un artista que trabajó arduamente durante la impresionante rebelión del  Inca Túpac Amaru II y que además logró colmar los muros en los molinos de Acomayo con sucesos del Génesis (Sagrada Biblia) y del origen de los incas.

Así mismo en Urcos, Canincunca, Tinta, Checacupe y otras parroquias, podemos apreciar el mismo esplendor de frescos y murales, esos catecismos ilustrados que la Contrarreforma desplegó en los Andes como un power point barroco.

Cuzco Barroco

barroco

Leave a Reply

Text Widget

Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Nulla vitae elit libero, a pharetra augue. Donec sed odio dui. Etiam porta sem malesuada.

Comentarios recientes